lunes, febrero 27, 2017

PREVIA Real Sociedad - Eibar. Gipuzkoa en lo más alto

Agirretxe, bigoleador del 2-1 al Eibar de la pasada campaña.
Nunca antes Gipuzkoa había vivido un derbi en lo más alto, y lo va a hacer en esta ocasión (martes, 19.30 horas, Anoeta, beIN La Liga). La Real lucha por alcanzar los puestos de Champions League, pero es que el Eibar bordea la zona europea y, esta vez sí, parece que mantendrá en la segunda vuelta el nivel exhibido siempre en la primera desde que alcanzó la máxima categoría. La provincia más pequeña de España vive un momento futbolístico tremendamente dulce, y hay que disfrutarlo, hay que honrar este derbi con la fiesta que merece. Pero eso antes del partido, porque el ambiente fraternal no puede obviar la enorme trascendencia de los puntos. Ganar no solo supondrá para la Real alejar a quien hay que considerar un rival directo en la lucha por Europa, sino que además, como ya sucedió con la victoria ante Las Palmas, meterá presión a los equipos que ahora mismo mantienen las plazas de Champions, el Sevilla y, sobre todo, el Atlético de Madrid, que ya está a tiro de piedra.

No hay cambios en la lista ofrecida por Eusebio para este encuentro. Aritz Elustondo sigue siendo el central descartado, y Mikel González el escogido para formar en el banquillo, los potrillos Odriozola y Bautista siguen firmes en el grupo de los escogidos, y Gaztañaga sigue viviendo un ostracismo que aumenta cada jornada la sorpresa por la decisión de la dirección deportiva de recuperarle para la Real con renovación incluida después de estar cedido en la Ponferradina primero y en el Numancia después. La noticia de la semana, aunque eso no haya alterado por el momento los planes del técnico realista, es que Markel Bergara ya tiene el alta médica y está a disposición de Eusebio, que por el momento no le ha introducido en la convocatoria en todo caso. De esta manera, la enfermería ya solo la ocupan Carlos Martínez y los dos delanteros del primer equipo, Willian José y Agirretxe.

Da la impresión de que Eusebio podría repetir el once que ganó en Las Palmas, el formado por Rulli en la portería, Yuri y Odriozola en las bandas, Iñigo Martínez y Navas en el centro de la defensa, Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto en el centro del campo y Oyarzabal, Vela y Juanmi en la punta de ataque. Hay dos posibilidades, y las dos pasan porque Bautista tenga su oportunidad de inicio. Si juega el potrillo, el sacrificado podría ser Juanmi, con lo que el cambio sería simplemente de un hombre por otro, o bien Oyarzabal, que no está en su mejor momento aunque lo deje todo sobre el césped. En ese caso, Juanmi retrasaría su posición o incluso Canales podría ser el beneficiado por este baile de fichas. Toño Ramírez, Zaldua, Mikel, Granero y Concha son suplentes seguros salvo sorpresa mayúscula.

La victoria ante Las Palmas confirmó a la Real en la quinta posición, con 44 puntos, y dejó a los de Eusebio a solo uno del cuarto clasificado, el Atlético de Madrid. La tercera plaza, la del Sevilla, sigue lejos, a ocho puntos. El Eibar, por su parte, es séptimo con 38 pintos, uno menos que el sexto, el Villarreal, y a seis de la Real. Por eso es tan importante vencer, para dar un golpe sobre la mesa y dejar la clasificación europea más que encarrilada para el conjunto txuri urdin. La Real suma 23 puntos en casa, y aunque viene de pinchar en Anoeta 0-1 contra el Villarreal, solo ha perdido otros dos partidos, y siempre ante equipos europeos, 0-3 ante el Real Madrid y 0-4 ante el Sevilla. El Eibar ha sumado puntos en más de la mitad de sus salidas, tres victorias y otros tantos empates en once partidos. El equipo realista ha logrado tres victorias en sus cuatro últimos partidos y el armero tres victorias seguidas con números impresionantes, once goles a favor y uno en contra.

Apenas hay precedentes históricos entre Real Sociedad y Eibar, pero hay una constante clara: el conjunto eibarrés nunca ha ganado en Donostia en partido liguero. Pero con una diferencia clara, ya que en Segunda nunca cayó derrotado en sus visitas al estadio realista pero en Primera ha perdido siempre. En la división de plata, dos partidos y dos empates, a uno en la primera visita, en la temporada 2007-2008, y a cero en la segunda, en la 2008-2009. Pero en la máxima categoría el escenario cambió y la Real siempre venció, aunque lo hizo siempre en partidos de muy pocos goles. Y es que el tope está en los dos tantos que hizo el equipo txuri urdin la temporada, lo que no sirvió para ganar más que por la mínima, otra norma de los Real Sociedad - Eibar que todavía está por romperse. Como que el Eibar nunca haya marcado más de un gol en Anoeta. O que un jugador extranjero de la Real se estrene, ya que todos los goles los han marcado canteranos y gipuzkoanos (Díaz de Cerio, Xabi Prieto y Agirretxe)

Efectivamente, la pasada campaña, la 2015-2016, se impuso la Real por 2-1. Y eso que el Eibar se adelantó muy pronto, en el minuto 3, por medio de Borja Bastón. El equipo de Eusebio, no obstante, reaccionó con categoría y sobrepasó al Eibar en caso todo, hasta el punto de que el gol armero fue su último disparo entre los tres palos. Agirretxe empató pronto, en el minuto 10, aprovechando un balón que quedó suelto en el área del Eibar tras una buena jugada de Canales. En la segunda mitad, la Real dio un claro paso adelante y buscó con ahínco el gol del triunfo, que no llegó hasta el último minuto del partido, de nuevo con Agirretxe como protagonista y tras pelear Bruma un balón peinado por Canales. La Real mereció ganar y encontró el premio justo al final, el Eibar trató descaradamente de mantener el empate y se le escapó en el último suspiro.

jueves, febrero 23, 2017

PREVIA Las Palmas - Real Sociedad. Obligados a presionar

Yuri, en el encuentro ante Las Palmas de la pasada temporada.
Dados los horarios a los que está abocada la Real esta temporada, hay una clara obligación de presionar cada vez que toque abrir la jornada, como sucede en este caso ante Las Palmas (viernes, 20.45 horas, Estadio Gran Canaria, Gol). La idea del conjunto de Eusebio ha de ser convertir lo que es un horario que no gusta demasiado en un elemento de presión hacia sus rivales. Que el Villarreal o el Athletic vean que la Real se escapa. Y que el Sevilla o el Atlético de Madrid vea la sombra txuri urdin a sus espaldas y tengan claro que no van a poder confiarse si quieren clasificarse para la Champions otra vez. Ese tiene que ser el objetivo, y más después del tropezón en Anoeta de la pasada jornada, que obliga a sumar otra vez de tres en tres para que las metas más ambiciosas de la temporada no se difuminen antes de tiempo.

Hasta que Eusebio no recupere a alguno de los lesionados, da la impresión de que el único movimiento que va a haber en sus convocatorias está en el nombre del central suplente. En esta ocasión es Elustondo quien se queda fuera de la lista y Mikel González quien ocupará una plaza en el banquillo. Y es que es evidente que Gaztañaga ya no va a tener oportunidades, como tampoco las va a tener Bardají de ascender esta temporada en el escalafón de porteros. Ellos son los dos descartes por decisión técnica junto con el mencionado Elustondo. Por supuesto, en la convocatoria se siguen colando los dos potrillos que, de momento, se van a convertir en habituales, Odriozola y Bautista. Las bajas por diversas dolencias físicas son las ya conocidas de Carlos Martínez, Markel Bergara, Agirretxe y Willian José.

Quedan pocas dudas con respecto a que Eusebio mantendrá su apuesta por el once tipo, o lo más cercano a este que pueda alinear, y se pueden dar por seguros hasta diez nombres de su equipo inicial para este encuentro. Así, Rulli estará bajo palos, con Odriozola y Yuri y en los laterales y Navas e Iñigo Martínez en el centro de la zaga. La medular volverá a ser cosa de Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto, mientras que Vela y Oyarzabal son fijos en el ataque. La duda vuelve a estar en quién suplirá a Willian José durante su periodo de baja. Da la impresión de que Juanmi volverá a ser el delantero titular, pero no se puede descartar que en esta ocasión sea Bautista quien asuma esa responsabilidad. Para el banquillo parecen fijos Toño Ramírez, Zaldua, Mikel González, Granero, Canales y David Concha.

La derrota ante el Villarreal alejó a la Real de la zona Champions. El equipo de Eusebio mantiene, eso sí, la quinta posición, a cuatro puntos del cuarto, el Atlético de Madrid, dos por encima del sexto, el Villarreal (que tiene el average ganado al cuadro txuri urdin), y con seis de ventaja sobre la séptima plaza. Las Palmas transita en mitad de la tabla, en la duodécima posición, con 28 puntos, sin urgencias y con un colchón de ocho puntos sobre el descenso. La Real sigue sin saber lo que es el empate lejos de Anoeta, seis victorias y cinco derrotas, y ha ganado en tres de sus últimas cuatro salidas. Las Palmas acumula tres derrotas consecutivas en Liga y solo una victoria en los últimos seis partidos. En su estadio, no obstante, apenas ha perdido un encuentro, precisamente el último, 0-1 ante el Sevilla, aunque también ha dejado escapar cinco empates. Eso sí, en su estadio han marcado 21 goles, más que la Real en Anoeta, que lleva 19.

Las Canarias ya no son unas islas tan malditas como solían serlo para la Real, al menos en lo que se refiere a Las Palmas. La estadística general es pobre para el cuadro realista, 32 encuentros y solo seis victorias de color txuri urdin. Pero en los últimos diez partidos en Primera el balance es bastante parejo, con tres triunfos para la Real, otros tantos empates y cuatro derrotas. En total, en la máxima categoría Las Palmas y Real Sociedad han jugado en 29 ocasiones, con 17 victorias locales, cuatro visitantes y ocho empates. La victoria realista más clara es el 0-3 de la temporada 1980-1981, con goles de Uralde, Diego y Kortabarria de penalti. Por contra, la mayor goleada de Las Palmas es el 4-0 logrado en la temporada 1968-1969. La estadística la completan tres encuentros en Segunda, en los que la Real no conoce la derrota, con dos victorias y un empate.

La pasada temporada, la 2015-2016, la visita a Las Palmas adquirió tintes históricos para la Real, pues aquel fue el último encuentro de David Moyes en el banquillo txuri urdin, cesado tras la clara derrota por 2-0 que se trajo de Gran Canaria. Después de sumar solo nueve puntos en las primeras diez jornadas, el equipo del técnico escocés se plantó en el estadio grancanario con un espíritu pobre y realizó un encuentro lamentable, en el que apenas inquietó la portería de Javi Varas y cayó derrotado con toda justicia. Mediada la primera mitad, en el minuto 28, Jonathan Viera hizo el 1-0. Y al poco de arrancar la segunda, en el 51, Araujo hizo el segundo. A partir de ahí, la Real apenas reaccionó y se rindió a la evidencia de que Las Palmas iba a convertirse en la bestia negra de la pasada campaña, con eliminación realista copera incluida y derrota en los dos encuentros de la Liga.

sábado, febrero 18, 2017

PREVIA Real Sociedad - Villarreal. A por un golpe de efecto

Illarra, en el choque liguero de la pasada temporada.
Duelo europeo (domingo, 12.00 horas, Anoeta beIN La Liga) en el que la Real puede dar un golpe de efecto en la carrera europea. Juegan la Real y el Villarreal, los dos equipos que ahora mismo ocupan las posiciones que dan acceso a la Europa League, pero con ventaja clara para el cuadro txuri urdin, que está cinco puntos por encima y que puede dejar muy lejos, a ocho, a un rival directo en esta pelea. No hay que olvidar tampoco el average, importante, y que ahora mismo da ventaja a los castellonenses por el 2-1 de la primera vuelta. Además, el rival realista llega a Anoeta con muchas menos horas de descanso y el varapalo que le endosó la Roma en la competición continental, por lo que, a pesar de las bajas, los de Eusebio tienen una oportunidad de oro para afianzar la posición europea y seguir pensando en logros más elevados.

A pesar del poco margen de maniobra que suele tener Eusebio a la hora de gestionar sus ya reducidos efectivos tras el mercado de invierno, el técnico ha dejado una sorpresa en la convocatoria, al dejar fuera por decisión técnica a Aritz Elustondo. Él y el ya más que habitual Gaztañaga son los jugadores que verán el partido desde la grada sin mediar lesión. En el parte médico están los ya habituales Carlos Martínez, Markel Bergara e Imanol Agirretxe, a quienes se une Willian José tras el problema muscular que ya le obligó a dejar el campo la pasada jornada. Estaba ya dentro de lo previsto que a la convocatoria se sumaran dos potrillos, los ya habituales Odriozola y Bautista. David Concha también se hace un hueco gracias a la lesión del brasileño.

Una semana más, y ya sin más competición que la Liga, Eusebio volverá a acercarse todo lo posible a su once tipo, al que ya se ha sumado el potrillo Odriozola. Así, Rulli estará bajo palos, con Iñigo Martínez y Raúl Navas como centrales y Yuri y el mencionado Odriozola en los laterales. Una vez más, el centro del campo lo formarán Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto. Y la única duda del once estriba en el ataque. Con Oyarzabal y Vela como fijos, queda por saber si Eusebio optará por Juanmi, un jugador que no es un nueve puro, o por Bautista, que sí se acerca más a esas condiciones. Si no hay sorpresas, para el banquillo quedarán Toño Ramírez, Zaldua, Mikel González, Granero, Canales y David Concha.

Tras vencer al Espanyol, a Real es quinta con 41 puntos, solo uno por debajo de la zona Champions, y el Villarreal es sexto con 36, solo uno por encima de los dos equipos por ahora quedarían fuera de la clasificación para la Europa League, el Eibar y el Athletic, ambos con 35. Si la Real vence, mete una distancia importantísima, ocho puntos, a un rival directo. La Real es muy fuerte en Anoeta, donde suma ya 23 puntos y solo ha dejado de ganar dos de sus últimos nueve partidos en como local. El Villarreal es un visitante peculiar. Es un incordio que apenas ha perdido dos de los diez partidos que ha jugado lejos de El Madrigal, 2-1 en Ipurua y 1-0 en San Mamés, pero que apenas ha ganado otro dos, 0-2 al Málaga y 1-3 al Sporting. Y es que solo ha sumado los tres puntos en una de las últimas diez jornadas. No ha perdido en sus cuatro últimas salidas y tres de ellas acabaron con el 0-0 inicial, por lo que no es de extrañar que el Villarreal sea el equipo que menos marca y al que menos le marcan en sus partidos como visitante.

La historia dice que hay pocos rivales más fieros para la Real que el Villarreal. Ha jugado en Anoeta en trece ocasiones, todas ellas en Primera División, y apenas dos han finalizado con la victoria del conjunto txuri urdin, además siempre por la mínima, 2-1 en la 2001-2002 y 1-0 en la jornada inaugural de la 2010-2011. El Villarreal, en cambio, ha vencido en seis ocasiones, la más contundente el 0-4 de la campaña 2004-2005 y ha marcado al menos un gol en todas sus visitas salvo en dos, la mencionada derrota de la 2010-2011 y el empate a cero de la 2014-2015. Desde el ascenso realista, una victoria se quedo en casa, tres se marcharon a Villarreal y se produjo el mencionado empate a cero. La Real nunca le ha marcado al equipo castellonense más de dos goles, y la última vez que llegó a esa cifra fue en la temporada 2003-2004. Desde entonces, uno o ninguno, y son ya cuatro temporadas consecutivas sin lograr vencer a su rival de esta jornada.

En el encuentro de la pasada campaña, la 2015-2016, el Villarreal se llevó de Anoeta una victoria que probablemente tampoco mereció, pero que llegó en una fase de la temporada en la que Eusebio todavía parecía estar acoplándose a su equipo. Uno de los pocos errores que se han visto a Illarra en la Real permitió que Denis Suárez enfilara a Rulli e hiciera el 0-1 mediada la primera mitad, confirmando el dominio de balón que tenía el Villarreal y aprovechando, eso sí, una de sus contadas ocasiones de gol. El conservadurismo de los visitantes para conservar ese marcador y las muchas faltas que permitió Del Cerro Grande le bastaron para que la Real no llegar a meterse en el partido, aunque quien más lo intentó fue Canales. Con un cuadro local volcado y mereciendo el empate, de nuevo Suárez pilló desguarnecida la defensa realista y en el minuto 87 puso la sentencia al partido con el 0-2.

jueves, febrero 09, 2017

PREVIA Espanyol - Real Sociedad. La importancia de alejar rivales

El primer gol de Oyarzabal fue en Cornellá-El Prat hace un año.
Que nadie se engañe, el partido que la Real jugará contra el Espanyol en esta jornada (viernes, 20.45 horas, Cornellá-El Prat, Gol) es muy importante, porque alejar rivales es algo que permitirá al equipo de Eusebio afrontar metas más ambiciosas. El equipo barcelonés está a seis puntos de la Real. Ganar o perder supone dejarlo a nueve o solo a tres. Lo primero será todo un triunfo, lo segundo implica que el Espanyol se mete de lleno en la pelea europea. Y si la Real vence, además de volver a sumar de manera consecutiva, meterá presión a los de arriba, los que sí sienten la necesidad de clasificarse para la Champions, objetivo ya inequívoco del conjunto txuri urdin. Hay mucho que ganar en esta jornada y la Real tendrá que responder a la altura del desafío que se le presenta y en un campo que le trae buenos recuerdos.

Apenas hay novedades en la lista de Eusebio. La más destacada es que Canales se cae de los 18 escogidos por una sobrecarga y serán David Concha y Bautista los que ocupen el hueco que deja el ex valencianista en el grupo de atacantes que afrontará este partido. El delantero del Sanse vuelve a la lista y acompañará a un Odriozola que, por ahora, parece haberse asentado ya entre los mayores. También es llamativa la ausencia de Mikel González, que le confirma como el cuarto central de la plantilla ya definitivamente adelantado por Elustondo. Junto con Mikel, el otro descartado por razones técnicas es Gaztañaga, del que cada vez se entiende menos por qué se le repescó. Y las ausencias por lesión, además de la ya mencionada de Canales, son las ya conocidas de Carlos Martínez, Markel y Agirretxe.

Una semana más, el objetivo de Eusebio será el de acercarse lo más posible a su once tipo. Hay dos dudas fundamentales. Con Rulli bajo palos, la primera está en la defensa, donde el regreso de Iñigo Martínez obliga a que Elustondo, Odriozola y Zaldua se jueguen el lateral diestro, probablemente con muchas opciones para el potrillo recién llegado al primer equipo, ya que Navas por el centro y Yuri por la izquierda son fijos. Por delante, muy raro sería que no repitiera el centro del campo fetiche de Eusebio, el que forman Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto. Y la otra duda está en el ataque, donde las cifras anotadoras de Juanmi siempre le colocan con opciones de entrar en el once para sustituir a los tres habituales titulares, Oyarzabal, Vela y Willian José. Los que seguro estarán de inicio en el banquillo son Toño Ramírez como guardameta suplente, Granero, David Concha y Bautista.

La Real, gracias a su sufrida victoria ante Osasuna, es quinta con 38 puntos, uno por debajo del Atlético de Madrid, que es el que cierra ahora mismo la zona Champions. Su rival, el Espanyol, tiene 32 y ocupa la octava plaza. La Real sigue sin conocer el empate lejos de Anoeta, o gana o pierde, resultados que ha cosechado en cinco ocasiones cada uno. El equipo txuri urdin ha vencido en dos de sus últimas tres salidas, solo perdió en la última, 3-0 en el Santiago Bernabéu ante el líder. El Espanyol busca agarrarse a la carrera europea gracias a sus tres victorias consecutivas, y a que no pierde en casa desde la sexta jornada, 0-2 ante el Celta. De hecho, solo ha perdido ese partido y el de la cuarta jornada, por el mismo resultado y ante el Real Madrid, aunque también se ha dejado cinco empates en once partidos como local. La Real ha marcado 16 goles como visitante y el Espanyol solo ha hecho uno más como local.

Hay 68 precedentes entre Espanyol y Real Sociedad en Barcelona, y no es uno de los sitios preferidos del equipo txuri urdin. Del total, 66 han sido en Primera, y el equipo txuri urdin ha ganado allí en diez ocasiones. Pero en el nuevo campo espanyolista, Cornellá-El Prat, hay una igualdad absoluta, seis encuentros, dos victorias para cada equipo y otros tantos empates. Y en el anterior campo del Espanyol, Montjuic, solo perdió la Real en dos de los diez partidos que jugó. La goleada de la pasada temporada, la 2015-2016, 0-5 nada menos, no solo es el mayor triunfo ante el Espanyol sino la goleada más contundente a domicilio de toda la historia realista, igualada con la que logró en Oviedo en la 1997-1998. El Espanyol, por contra, logró su mejor resultado con el 6-1 de las temporadas 1932-1933 y 1943-1944. En Segunda jugaron en una ocasión, 0-0 en la 1962-1963 y la estadística se completa con un 1-2 en el play-off de permanencia de la campaña 1954.1955.

Como ya se ha dicho, la pasada campaña la Real goleó de manera extraordinaria en Cornellá-El Prat. Eusebio sorprendió manteniendo a Héctor en el lateral izquierdo y colocando al hoy espanyolista Reyes de mediocentro, pero con eso el dominio del partido fue absoluto. A los ocho minutos la Real ya ganaba 0-2. Jonathas hizo el primero nada más arrancar tras un gran pase de Vela, y el mexicano hizo el 0-2 a pase de Vela. Ese fue el resultado al descanso, sin que el Espanyol se acercara al área de Rulli. Nada más arrancar el segundo acto, Oyarzabal hizo un auténtico golazo que, además, fue el primero que logró con el primer equipo. En el 55, Reyes se estrenó también con la camiseta txuri urdin coronando la tercera asistencia de Pardo en el encuentro. Y aunque la Real tuvo la opción de lograr una goleada de escándalo, no quiso hacer sangre y se contentó con un gol más, ya en el minuto 90, de nuevo con Jonathas como autor. El 0-5 final entró en todo caso en la historia realista.

sábado, febrero 04, 2017

PREVIA Real Sociedad - Osasuna. Arranca el asalto a la Champions

Zurutuza, en el 5-0 de la temporada 2013-2014.
Una vez que la Real ha dejado atrás la durísima cuesta de enero, con el importante escollo final que supone visitar en cuatro días el Camp Nou y el Santiago Bernabéu, el equipo txuri urdin recupera su voz más ambiciosa e inicia, con la visita de Osasuna (domingo, 18.30 horas, Anoeta beIN La Liga) su asalto a la Champions. Europa es el objetivo, pero no se renuncia a esa cuarta plaza que ahora mismo está en los mismos puntos que suma el equipo de Eusebio. No parece haber miedo en la Real a decir que ese es el objetivo. Y no va a ser uno fácil, sobre todo porque la segunda vuelta llevará a los realistas a jugar en la mayor parte de los campos importantes de la Primera División. Pero si las prestaciones son como las ofrecidas hasta ahora, no hay por qué renunciar a ello de antemano. La Real puede. Y da la sensación de que la Real quiere. El primer paso ya está dado.

No hay grandes noticias en la convocatoria de Eusebio, si acaso que Kevin Rodrigues, flamante debutante en el Bernabéu, volverá por el momento al Sanse. El técnico realista ha preferido completar la lista con el lateral del Sanse del otro flanco, Odriozola, a quien se une de nuevo Bautista. Eso provoca que uno de los dos descartes por decisión técnica sea el de David Concha, lo que contrasta con la decisión del técnico de que permanezca en la plantilla y no saliera cedido como ha sucedido con Héctor y Pardo. El segundo y último descarte es Gaztañaga. Las bajas con las que cuenta el míster realista son las ya conocidas, las de Carlos Martínez, Markel Bergara y Agirretxe por lesión, siendo especialmente preocupantes los casos de los dos últimos. A ellos se une Iñigo Martínez, sancionado por la expulsión del encuentro ante el Real Madrid de la pasada jornada.

Fiel a sus principios, Eusebio tratará de acercarse de nuevo lo más posible a su once tipo. Rulli estará bajo palos y en la defensa regresará Yuri precisamente tras cumplir sanción en el Bernabéu, Navas es fijo en el centro y Zaldua será el lateral diestro. El otro puesto de central se lo juegan Elustondo y Mikel González, dando la impresión de que en este momento de la temporada el primero parte con ventaja, aunque la anterior ausencia de Iñigo la suplió el primero. Por delante de ellos, lo normal es que repitan Illarramendi, Xabi Prieto y Zurutuza, aunque todo dependerá del estado físico de este último. Granero sería el que entrara en caso de que el de Rochefort no estuviera para 90 minutos. Y parece lógico pensar que Eusebio volverá al plan original y Oyarzabal, Vela y Willian José jugarán en punta. El banquillo lo completarían Toño Ramírez como guardameta suplente, Odriozola, Canales, Juanmi y Bautista.

A pesar de su derrota en el Bernabéu, la Real se mantuvo al final de la jornada en la quinta posición con 35 puntos, uno menos que el Atlético de Madrid. Hay tres puntos de ventaja con respecto al primer equipo fuera de la zona europea, el Athletic, que suma 32. Su rival, Osasuna, es penúltimo con diez puntos y llega en una situación muy delicada, nada menos que a ocho de la salvación en estos momentos. La Real suma veinte puntos como local, solo se ha dejado puntos en cuatro partidos disputados en Anoeta y ha ganado seis de los últimos ocho. Ningún equipo de la parte inferior de la tabla se ha llevado nada por el momento del estadio donostiarra. Osasuna solo ha ganado uno de los nueve partidos que ha disputado lejos de El Sadar, 2-3 en Eibar en la ya muy lejana octava jornada. Esa, de hecho, es la última victoria de los rojillos, que suman desde entonces doce jornadas sin ganar, con ocho derrotas y cuatro empates.

Real Sociedad y Osasuna se han visto las caras en Donostia en 38 ocasiones. De ellas, 31 han sido en Primera División con un bagaje claramente favorable a los realistas. con 20 victorias, siete empates y tan solo cuatro triunfos osasunistas. La mayor goleada a favor de la Real es, precisamente, la de la última visita de Osasuna, en la temporada 2013-2014, que se saldó con un contundente 5-0 a favor de la Real. Por contra, la victoria visitante más holgada es el 1-3 de la temporada 1992-1993, en su despedida de Atotxa. En lo que llevamos de siglo, el equipo pamplonés ha sumado puntos en cuatro de los once partidos que ha disputado en Anoeta, dos victorias y dos empates. Eso sí, los rojillos llevan cuatro visitas sin marcar un solo gol en San Sebastián y solo anotaron tres en los últimos nueve partidos. El cuadro estadístico lo completan siete partidos en Segunda División, en los que casi hay pleno de la Real, seis victorias y apenas una derrota, el 0-2 de la temporada 1940-1941.

Como ya se ha comentado, el último precedente, el de la temporada 2013-2014, acabó con una contundente goleada realista. La Real venció por 5-0, y eso que constó superar una media hora inicial bastante aburrida y el partido se resolvió a balón parado. Ansotegi abrió el marcador en el minuto 33 al cabecear una falta botada por Pardo. Ya en la segunda mitad y en apenas diez minutos, la Real sentenció con dos nuevos testarazos, pero esta vez en la salida de sendos córners, de nuevo con Pardo como gran lanzador. Iñigo fue el autor del 2-0 y Griezmann el del 3-0. Osasuna, además, se quedó con diez jugadores por la expulsión de Loties, con lo que el camino quedó allanado para una goleada importante. Chory Castro hizo el cuarto al culminar una buena contra liderada por Seferovic y el propio jugador suizo cerró el marcador tras una asistencia de José Ángel.

lunes, enero 30, 2017

La Real de Eusebio no entiende de remontadas

Iñigo, en el último partido sin remontada, el del Bernabéu.
Hay estadísticas que, por casuales que parezcan, ayudan a definir cómo es un equipo. Y se puede concluir que la Real de Eusebio no entiende de remontadas. Menos a favor que en contra, pero en general sí se puede afirmar con claridad que, en los partidos que juega el equipo txuri urdin desde que el vallisoletano es su entrenador, el que marca primero lo tiene prácticamente hecho para, al menos, no perder el partido y generalmente para ganarlo. Y eso tiene su importancia teniendo en cuenta el estilo de juego dominante de la Real, lo fácilmente que gana el equipo realista cuando deja a su rival sin anotar y que en los 47 encuentros de Liga disputados en esta etapa solo se ha producido un empate a cero, el que se vivió la pasada temporada en Anoeta ante el Villarreal.

Empecemos por el dato preocupante. La Real de Eusebio ha encajado el primer gol en 20 de esos encuentros y apenas ha sido capaz de darle la vuelta a un marcador. Fue la pasada temporada en Anoeta y ante el Eibar, en el tercer encuentro que dirigía Eusebio en la competición. El equipo armero se adelantó en el minuto 3 con un tanto de Borja, y un doblete de Agirretxe en los minutos 10 y 89 sirvió para certificar la única remontada hasta la fecha de la era Eusebio. En cinco partidos más la Real encajó primero, pero al menos sí fue capaz de empatar. Lo hizo la pasada temporada en Getafe y en Vallecas (en este encuentro empató en dos ocasiones tras recibir un gol) y en casa ante el Deportivo y el Málaga, y en la presente temporada ha repetido esa reacción ante el Espanyol también en Anoeta, aunque eso fue ya en la tercera jornada de Liga.

Los datos de remontadas completas en contra son, por desgracia, más numerosos. En 26 ocasiones comenzó marcando la Real y tres veces acabó el partido con una derrota txuri urdin. La pasada temporada se vivió esa situación con el Eibar en Ipurua (Zurutza adelantó a la Real en el minuto 6 y Sergi Enrich en la primera parte y Escalante en la segunda firmaron la victoria de los locales) y con el Getrafe en Anoeta (marcó primero Vela, pero Sarabia y Álvaro, este de penalti, remontaron para los madrileños), y en la presente ha sido el Athletic Bilbao el que volteó el derbi en San Mamés (Zurutuza abrió el marcador, Muniain, Aduriz y Williams golearon para el Athletic e Iñigo puso después el 3-2 final). Además, la Real acabó empatando otros dos partidos en los que había abierto el marcador, la pasada temporada en casa ante el Levante y en la presente, de nuevo en Anoeta, ante el Barcelona.

Dicho con otras palabras, la Real de Eusebio solo ha sido capaz de sumar ocho puntos después de empezar perdiendo, pero se le han escapado hasta trece en partidos que ya tenía encarrilados en el marcador. El dato es muy trascendente, sobre todo si tenemos en cuenta que este es un equipo que empata muy poco: siete de sus 47 partidos, un 14,9 por ciento. Y este dato es más contundente en la presente temporada, con dos empates en veinte partidos, un 10 por ciento. Además, en las 21 victorias de la Real tras adelantarse en el marcador, el rival se quedó a cero en quince, lo que quiere decir que marcar un solo gol le da al equipo txuri urdin muchísimas opciones de ganar un partido sin tener que hacer nada más. Esa seguridad que tiene la Real cuando se adelanta, contrasta con su fragilidad cuando se ponen las cosas complicadas, porque en diez de las catorce derrotas realistas tras marcar primero el rival ni siquiera hubo un gol que hiciera pensar en la remontada.

La Copa no mejora el escenario en absoluto. La pasada temporada, Las Palmas remontó el gol inicial de Bruma con dos tantos de Asdrúbal y Hernán, aunque en la vuelta fuera la Real la que igualó con un gol de Canales el que previamente había marcado Willian José, entonces jugador del equipo canario, reacción inútil porque no evitó la eliminación. Esta temporada, la Real marcó primero en cuatro ocasiones y solo ganó dos, calcando además los resultados. Marcó primero en Valladolid y ganó 1-3, abrió el marcador en Anoeta ante el Villarreal y firmó el mismo resultado. Pero en los partidos de vuelta de ambas eliminatorias fue el primer equipo en marcar y el partido acabó 1-1, aunque la reacción de sus rivales no impidió la clasificación realista. Contra el Barcelona encajó primero en los dos y ambos encuentros se saldaron con derrota, confirmando que la Real de Eusebio no entiende de remontadas.

sábado, enero 28, 2017

PREVIA Real Madrid - Real Sociedad. Dura prueba para superar el ecuador

Iñigo y Yuri, en uno de los impresentables penaltis sufridos hace un año.
La Liga ha llegado a su ecuador. Y la Real ha alcanzado este punto con nota, con 35 puntos, a la altura de los equipos de Champions y con un juego que invita a pensar en lo mejor al final de la temporada. Pero para cruzar ese ecuador, al equipo txuri urdin le espera una dura prueba, el estadio del líder, el Real Madrid (domingo, 20.45 horas, Santiago Bernabéu, Movistar Partidazo). Tras la dolorosa forma en la que se ha acabado la Copa que más en serio se ha tomado la Real en décadas, y por supuesto con menos descanso que su rival, al igual que le sucedió en dicha eliminatoria contra el Barcelona, los de Eusebio afrontan uno de esos partidos que nadie espera ganar al principio de la Liga pero que convendría no tirar. Porque la Real lo ha hecho en los últimos años. Y ganar en el Bernabéu sería un escalón más en el progresivo crecimiento de este equipo. Uno que, probablemente, empieza a ser necesario. Porque conseguir plazas así de importantes es el camino para ser grandes.

Con la victoria que le sirvió a la Real para cerrar la primera vuelta, 1-0 ante el Celta, los de Eusebio se auparon a la quinta plaza con 35 puntos, los mismos que tiene el cuarto clasificado y ahora mismo último equipo Champions, el Atlético de Madrid (al que de momento se le va ganando el average particular). El Madrid, por su parte, es líder con 43 puntos, uno más que el segundo, el Sevilla, pero con un partido menos. Solo Barcelona, Sevilla y Real Madrid han sumado más que la Real fuera de casa. Los de Eusebio han logrado 15 puntos a domicilio gracias a sus cinco victorias. Todavía no han logrado un empate lejos de Anoeta, la Real gana o pierde siempre. En el Bernabéu no ha ganado nadie todavía y solo han puntuado dos equipos en toda la temporada, el Villarreal y el Eibar, ambos logrando un empate a uno. Los madridistas tienen una media de 2,6 goles por partido en su estadio y han marcado al menos uno siempre, y la Real ha marcado en todos sus desplazamientos salvo en Eibar, donde cayó por 2-0.

La Historia habla de la vista al Real Madrid como uno de los peores escenarios posibles para la Real. De las 69 veces que ha visitado al conjunto blanco, solo tres acabaron con triunfo realista, por 16 empates y nada menos que 50 derrotas. La mayor goleada en Liga lograda por la Real ante el Madrid es el 1-4 de la temporada 2003-2004, con dos goles de Xabi Prieto, uno de ellos un memorable penalti a lo Panenka, y uno más tanto de Kovacevic como de De Paula. Por contra, el 9-1 de la temporada 1968-1969 es su derrota más abultada, en ese escenario y en la historia de la Liga como visitante. Aquella de 2004 es la última victoria de la Real en el Bernabéu. Desde entonces, solo un empate en nueve partidos y ya van siete derrotas consecutivas, la de la temporada del descenso y las de las seis que lleva la Real desde que regresó a Primera. Eso sí, la Real lleva seis años seguidos marcando en Madrid y solo ha dejado de anotar al menos un gol en uno de sus últimos diez partidos en el Bernabéu.

El choque de la pasada temporada, la 2015-2016, quedó marcado por la vergonzosa actuación de González González, una más en contra de los intereses de la Real, pero, aún peor, se convirtió en el triste día en el que se lesionaron de gravedad dos realistas, Agirretxe, que todavía sigue de baja por aquella lesión en el tobillo que le provocó el golpe de Keylor Navas, y Canales, que se dejó la rodilla en el césped del Bernabéu. González González, que ni paró el juego pese a la evidente gravedad de la lesión de Canales en una jugada que además acabó en el 1-0, decidió no pitar dos penaltis a favor de la Real, el primero con 0-0, y se inventó dos a favor del Madrid. Cristiano Ronaldo falló el primero de ellos pero sí convirtió el segundo, cuando el partido se acercaba al descanso. Nada más arrancar la segunda mitad, Bruma firmó el empate con un auténtico golazo. La Real jugaba incluso para ganar, pero se dejó el partido al permitir que Cristiano hiciera el segundo al rematar un córner y Lucas Vázquez sentenció el partido con el 3-1 final, ya en las postrimerías del duelo.